Plagio

El plagio es el acto de presentar las palabras, ideas o imágenes de otro como propias; niega a los autores o creadores de contenido el crédito que les corresponde. Ya sea deliberado o no intencional, el plagio viola las normas éticas en la enseñanza.

Los escritores que plagian no respetan los esfuerzos de los autores originales al no reconocer sus contribuciones, ahogan la investigación futura al impedir que los lectores puedan rastrear las ideas hasta sus fuentes originales, y desatienden injustamente a aquellos que han hecho el esfuerzo de completar su propio trabajo.

Para evitar el plagio, da el crédito apropiado a tus fuentes agregando citas en el texto con la fecha del autor para citas e ideas directas (por ejemplo, da crédito a los creadores de las teorías). Si modelas un estudio a partir de uno realizado por otra persona, da crédito al autor del estudio original.

Si deseas reimprimir o adaptar tablas, figuras e imágenes o reimprimir largas citas o material de prueba comercialmente protegido por derechos de autor, debes proporcionar un crédito más completo en forma de atribución de derechos de autor y puede que necesites el permiso del titular de los derechos de autor para utilizar los materiales. Incluso las imágenes de Internet que son gratuitas o con licencia de Creative Commons necesitan una atribución de derechos de autor si las estás reproduciendo en tu trabajo.

¿Qué es lo que específicamente “cuenta” como plagio?

Aunque muchos casos de plagio son sencillos (por ejemplo, pasajes de texto copiados de otra fuente sin atribución), otros casos son más difíciles de evaluar. Por lo general, el uso de citas incorrectas (por ejemplo, escribir mal el nombre de un autor, olvidar o escribir mal un elemento en una entrada de la lista de referencias, o citar una fuente en el texto que no tiene una entrada correspondiente en la lista de referencias) no se considera plagio si el error es menor y atribuible a un descuido editorial más que a un intento intencional de robar las ideas de alguien. No obstante, esos errores pueden dar lugar a deducciones en una tarea académica o a una solicitud de revisión de un manuscrito presentado para su publicación.

Las editoriales y los educadores pueden utilizar programas informáticos de comprobación de plagios (por ejemplo, iThenticate, Turnitin) para identificar los casos en que se han copiado trabajos enteros, coinciden pasajes de longitudes especificadas o se han modificado algunas palabras pero el contenido es en gran medida el mismo (esto último se conoce como “patchwriting”).

Autoplagio

El auto-plagio es la presentación de tu propio trabajo previamente publicado como original; como el plagio, el auto-plagio no es ético. El auto-plagio engaña a los lectores haciendo parecer que hay más información disponible sobre un tema de la que realmente existe. Da la impresión de que los hallazgos son más reproducibles de lo que son o que determinadas conclusiones están más fuertemente apoyadas de lo que las pruebas justifican. Puede dar lugar a violaciones de los derechos de autor si se publica la misma obra con varios editores (lo que a veces se denomina publicación duplicada).

¿Qué es lo que específicamente “cuenta” como autoplagio?

Algunas instituciones pueden considerar que es autoplagio si un estudiante presenta un trabajo escrito para una clase para completar una tarea para otra clase sin permiso del docente actual. Usar el mismo trabajo en múltiples clases puede violar la política de integridad académica, el código de honor o el código de ética de la universidad.

Sin embargo, la incorporación de trabajos de clases anteriores en la tesis o disertación de uno y la construcción de su propio escrito existente puede ser permisible; los estudiantes que deseen hacer esto deben discutir sus ideas con su instructor o consejero y seguir el código de honor, el código de ética o las políticas académicas de su universidad cuando reutilicen sus trabajos anteriores.

En circunstancias específicas, los autores pueden desear duplicar las palabras que han utilizado anteriormente sin comillas o citas (por ejemplo, al describir los detalles de un instrumento o un enfoque analítico), ya que consideran que una amplia autorreferenciación es indeseable o incómoda y que una nueva redacción puede dar lugar a inexactitudes. Cuando el material duplicado tiene un alcance limitado, este enfoque es permisible.

Excepciones

Una excepción a la prohibición del autoplagio es la publicación de una obra de circulación limitada en un lugar de mayor circulación. Por ejemplo, los autores pueden publicar su tesis doctoral o de maestría en su totalidad o en parte en uno o más artículos de revistas. En esos casos, los autores no citarán su disertación o tesis en el texto del artículo, sino que reconocerán en la nota del autor que el trabajo se basó en su disertación o tesis.

Del mismo modo, un artículo basado en la investigación que los autores describieron en un resumen publicado en un programa o procedimiento de conferencia no suele constituir una publicación duplicada. El autor debe reconocer la presentación previa de la investigación en la nota del autor del artículo.

Pide una aclaración al editor de la revista o al instructor del curso si le preocupa la publicación duplicada o el autoplagio.

Comparte esta información con tus contactos: